Ya hemos llegado!!!

1:29 , , 0 Comentarios

Hola a tod@s!!
Bienvenid@s a Fitness Cooking Club!!!

Después de unos días pensando cómo empezar, aquí estoy. Me llamo Ana, tengo 28 años y soy de una de las provincias más bonitas y más plagadas de olivos de toda España.
Espero que os guste el aspecto de la página... porque, la otra parte del recién estrenado “club”, Berna, ha estado echando una “mano” (las dos, las piernas, y hasta la nariz) para que quede así de bonita :)
Así que todo el trabajo que veis actualmente a nivel web es gracias a él...

Bienvenidos a la que será nuestra segunda casa a partir de hoy, y esperamos que la vuestra también.
Fitness Cooking Club queda oficialmente inaugurado.
Actualmente cuenta con una lista incont... mmm.... Bueno, sólo dos miembros (Berna y Ana), pero por algo hay que empezar!! Esperamos que os guste la idea y que os unáis a nosotros para compartir vuestras ideas, vuestras recetas y vuestro estilo de vida.




Fitness Cooking Club surge como una plataforma para compartir experiencias sobre un estilo de vida saludable. No queremos imponer normas a nadie, estamos aquí para contar nuestra vivencia personal y cómo hemos cambiado nuestro día a día gracias a pequeños-grandes cambios en la alimentación y en la actividad física.
Así llegó Fitness Cooking...
Nuestra historia es un poco larga de contar, y seguro que en otra ocasión tenemos tiempo de sobra para que nos leáis, y seguro que con mucho interés! (zZZzzzZ).
Lo importante aquí son tres cosas:
  • Somos pareja de techo.
  • Éramos bastante gordos, ambos dos.
  • Ahora no lo somos, comemos bien, comemos de todo y hemos añadido actividad física a nuestra dieta.

Creo que es una buena base para que nos conozcáis un poco... así a groso modo, nunca mejor dicho, jejeje. Hace unos meses decidimos poner fin a la vida de “gordícolis” que llevábamos. No sé si alguno de los que leáis esto se pueda sentir identificado con el término, pero pongo la definición a ver si alguien levanta la mano:
Gordícoli: Dícese de la persona de buen comer. Lo mismo se come una fuente de macarrones, que dos bolsas de patatas fritas, o una bolsa de conguitos, o un paquete de galletas. La intensidad de las comidas suele ser alta, la franja horaria es indistinta y los parones entre una y otra son en ocasiones imperceptibles...
Bueno, pues así éramos nosotros.
He de decir que hace unos años perdimos peso... pero no habíamos aceptado plenamente la máxima de “eres lo que comes”, complementada con “come lo que quemes”.
Así empezamos a adelgazar, a perder peso de forma moderada, sin prisa pero sin pausa... Y ahí estamos todavía. Nos faltan aún unos kilos para llegar a nuestro peso saludable, pero no queríamos continuar el camino sin compartir todo lo que nos está pasando.
Una de las partes más importantes de esta etapa de nuestra vida está siendo la cocina. He de reconocer que soy un poco pato en lo que a elaboración de platos se refiere... Pero ahí está mi medio “foskito” (lo sé, no está bien escrito, pero es una prueba sólo apta para gordícolis, jajaja).
Berna es el que se encarga de la comida en casa. Prepara las comidas y las cenas a diario. Ha cambiado su manera de cocinar y de elegir alimentos... y yo me he visto beneficiada por ello, claro. Es el cocinitas de la casa y de la familia entera en ocasiones variadas.
Aunque ambos elegimos esta nueva forma de vida... He de decir desde aquí que sin él nada hubiera sido igual... Reconozcamos que llevar una vida sana comiendo todos los días lechuga con vinagre... No es muy divertido.
Ha aprendido a cocinar platos que sientan bien, de esos que comes sin cargo de conciencia, sin pesadez de estómago, sin que te duela la tripa cuando pasan 20min y te entre un sueño de espanto al tumbarte en el sofá...
Y lo mejor de todo, son platos excelentes. Platos buenísimos, riquísimos y super apetitosos. Son recetas fáciles de hacer (a no ser que seas un pato como yo, pero oigo pocos cuak ahora mismo...), rápidas y sanas.
Todas esas recetas iremos poco a poco compartiéndolas con vosotros.
Por último contaros otra de las partes que cambiamos de nuestro día a día: el ejercicio físico. Nos montamos en casa un mini-gym, nos propusimos andar a diario al menos una hora y nos apuntamos al gimnasio más “grande” de la ciudad donde vivimos (por aquello de la motivación jejeje). Y así, poco a poco, hicimos del fitness algo imprescindible en nuestra vida. Mantener un mínimo de actividad física y ejercicio activo al día nos ha hecho estar donde estamos y tener ganas de llegar hasta el final. Hemos conseguido algo que hace unos meses veíamos impensable... y sin los buenos hábitos de alimentación-cocina y el ejercicio físico NO LO HUBIÉRAMOS CONSEGUIDO.

Me despido de momento, gracias si habéis llegado hasta aquí en esta primera entrada, es un logro! Las pequeñas metas son las forjan los grandes retos, así que GRACIAS desde ya.

Bienvenid@s!!!!

0 comentarios: